No et quedis només amb el Pa amb tomàquet

Tothom els coneix per aquest clip de l’APM:

Jo, com que estic poc avesat als programes d’entreteniment els vaig conèixer a un concert aquest estiu, a un bar d’Andorra. Ja sé que son arxifamosos i “han regalat petons a TV3″ però, hi pot haver algú més “despistat” que jo?

I, enmig de tants suposat grups emblemàtics catalans de culte, que solen tenir vocalistes afònics, compasos curulls d’acords per a aprenents de músic i ressonàncies massa properes a grups de l’Star System més queco i convencional, jo us recomano que escolteu més cançons d’aquests paios. Amb picades d’ull a Queen o Rossini, això sí, però amb un toc personal i molt “de bon músic”, malgrat la seva jovenívola aparença.

 

 

Nota al peu: sempre els hi vindria bé una millor producció.

La majoria saben redactar en anglès?

ALBERT PLA NUALART

L’ARA I ‘EL PERIÓDICO’ coincidien ahir a afirmar i lamentar -en articles sobre els resultats de les proves d’avaluació a 4t d’ESO- que gairebé la meitat dels adolescents catalans no saben redactar en anglès.

La notícia em deixa parat pel seu optimisme. ¿Algú creu que en aquest país més de la meitat dels nois i les noies de 16 anys saben redactar en anglès? Jo no. I diria que seria més exacte afirmar que gairebé la meitat no saben redactar en cap llengua.

L’obsessió per l’anglès difumina un drama més greu i estructural: l’alarmant nivell de lectoescriptura amb què se sol acabar l’ensenyament obligatori i amb el qual a bastants alumnes, massa, se’ls deixa accedir al batxillerat, cedint a les pressions dels pares.

Aquesta estratègia d’autoengany fa llum sobre una curiosa paradoxa: per regla general, els de batxillerats cientificotecnològics són millors en llengua i literatura que no pas els de batxillerats més humanístics. És a dir, els de ciències són millors que els de lletres… en lletres.

Per què? Simplement perquè ja fa anys que en una competència tan clau com la lectoescriptura, els docents, per impotència, abaixen tant el llistó que els alumnes amb més ganes de treballar, que volen més rigor i reptes, es decanten majoritàriament per les ciències. No són, per tant, millors només en ciències sinó en actitud.

I aquesta impotència docent no la mitigaran els ginys tecnològics sinó disposar d’un temps i unes ràtios que permetin al professor de llengua fer sovint una cosa tan simple i important com corregir primer a casa i després personalment davant de cada alumne una redacció.

S’aprèn a redactar sent obligat a reflexionar críticament sobre el que escrius per algú que sap escriure. Quan els docents ho puguin fer, el llistó de lletres se situarà on toca i els itineraris humanístics deixaran de ser un refugi d’indolents.

 

D’Albert Pla Nualart, publicat a http://www.ara.cat/premium/majoria-redactar-angles_0_1115288514.html   el 7/4/2014

RAC1, informes PISA, tertulianos indocumentados y La Catalunya Social de Vicenç Navarro

Quiero dedicar unas líneas a mi emisora de radio preferida, RAC1, la emisora de referencia en Catalunya que, mes a mes, va reafirmando su liderazgo en audiencia frente a Catalunya Radio.

Sabido es que las tertulias radiofónicas merecen el mismo crédito que las preferentes de Bankia, pero en el caso de RAC1 y su tertulia de las nueve de la noche “La nit al dia”, diría que todavía menos. El día que tocaba comentar los resultados PISA, y con la misma autoridad que Cospedal en una rueda de prensa, los contertulios empezaron a “proferir” sus opiniones. Salvando el caso de uno de ellos, profesor de secundaria y universidad, que sí tenía una postura inteligible, los demás intervinientes se lucieron con afirmaciones como “la enseñanza privada concertada es mucho más barata que la pública”.

Aclaro que “mucho más” es una magnitud cuantitativa muy al uso en esa emisora y, por supuesto, la afirmación no fue contestada ni rebatida, sino que como toda aclaración, el contertulio siguió diciendo que eso era debido a que los profesores de la concertada cobraban menos que los de la pública.

Vamos a ver; voy a contener mis impulsos chavistas y no voy a decir que habría que cerrar ese cenáculo contubérnico subvencionado por la Generalitat de Catalunya, porque al final ellos mismos se desacreditan.

La razón última de que la enseñanza concertada le cueste menos a la Generalitat no se debe a la pírrica diferencia de salarios entre docentes concertados y públicos, desde luego. Hasta el más lego de sus oyentes puede adivinar que los centros concertados se concentran en grandes poblaciones en las que es más fácil llenar las aulas y minimizar costes. Así, pues, es muy difícil encontrar centros concertados en poblaciones de menos de 5000 hab. y no digamos ya en pueblos de 1000, en los que la demanda se atiende en centros rurales en los que un maestro puede estar atendiendo a menos de 15 alumnos.

Lo mismo reza para otros servicios que en los centros concertados resultan muy rentables mientras que en los públicos pueden tener que ser subvencionados o becados: comedor, transporte, extraescolares…

Todo esto lo digo porque estoy realmente harto de que esta emisora sea algo así como la COPE pero en clave catalanista. Claro que ellos dirán que siempre hay diversidad de tertulianos; bueno, es una manera de verlo. Yo más bien pienso que siempre hay un tertuliano de contrapunto porque necesitan a alguien que se lleve los tortazos, y sino que se lo pregunten a Gonzalo Bernardos.

Por cierto, y dicho sea de paso, ¡qué poco seguimiento dan en estos medios a antagonistas que realmente les puedan ser molestos! Hablo por ejemplo de un artículo del economista Vicenç Navarro, que tuvo escaso eco y  que pego a continuación y que nos presenta una realidad muy diferente a la que los Sala i Martín de turno nos tienen acostumbrados:

El empobrecimiento de la Catalunya social

Publicado por Vicenç Navarro, cuya versión original se publicó en catalán en el diario ARA, 26 de octubre de 2013, y publicado en la revista digital SISTEMA, 22 de noviembre de 2013

Este artículo señala el gran deterioro de la situación social en Catalunya, realidad poco documentada en los medios de comunicación, tanto públicos com privados. El artículo también señala que las causas más importantes de este deterioro no se deben primordialmente al déficit fiscal, sino a la gran influencia que las fuerzas conservadoras y liberales han tenido sobre el Estado español y sobre la Generalitat.

El Eurostat, la agencia estadística de la Unión Europea (UE), acaba de publicar una serie de datos sobre la situación social en los países de esta colectividad política, incluyendo la Unión Europea de los Quince, UE-15 (el grupo de países de la UE con un nivel similar de desarrollo económico al de España y Catalunya), que muestra una situación altamente preocupante para España. Al comparar estos datos con las que elabora el Idescat, la agencia de estadística de la Generalitat de Catalunya, se puede ver que la situación es (en la mayoría de indicadores sociales) incluso peor para Catalunya.

Empecemos por el mercado de trabajo, donde la mayoría de la población obtiene sus ingresos. Y para entrar en el análisis del mercado de trabajo, es necesario mirar la situación económica en general. Pues bien, la economía catalana ha descendido en el año 2012 más rápidamente, casi tres veces más, que la de la media de la UE-15. Otro indicador negativo es que la tasa de ocupación de la población (de los 15 a los 64 años) es más baja en Catalunya que en la UE-15 (60,3% y 65,2% respectivamente), lo cual se da tanto con los hombres como con las mujeres. Y esta baja ocupación no se debe al hecho de que la gente no quiera trabajar. Hay muchísima gente que desea trabajar y no encuentra trabajo. En realidad, el paro es uno de los más altos de la UE-15 (UE-15 10,7%, y Catalunya 22,7%, que después de España, 25,2%, y Grecia, 24,5%, es el más alto de los países de la UE-15). Este porcentaje es incluso más del doble (50,7%) para los jóvenes menores de 25 años, siendo también el más alto de la UE-15 (UE-15 22,2%) después de España (53,2%) y Grecia (55,3%). Esta elevada desocupación se ha acentuado con la reforma laboral aprobada también por el partido gobernante de la Generalitat de Catalunya, que era presentada por este partido así como por el partido gobernante de España (que también la aprobó), como la medida necesaria precisamente para bajar esta desocupación.

Esta imagen tan negativa del mercado de trabajo queda incluso más empeorada cuando analizamos el paro crónico, es decir, personas en desocupación durante largos periodos de tiempos. Catalunya está, de nuevo, junto con España, a la cola de la Europa Social. El porcentaje de personas que están paradas durante más de un año en Catalunya (y en España) es casi tres veces más elevado que en la UE-15. Una situación parecida ocurre en cuanto a la precariedad, que está mucho más extendida en Catalunya y en España que en la media de la UE-15.

Y, en contra de la percepción promovida constantemente por círculos económicos y financieros de que el problema del mercado laboral catalán y español es su excesiva rigidez, Catalunya tiene uno de los porcentajes más bajos de trabajadores con contrato fijo en la media de la UE-15. Este deterioro del mercado de trabajo catalán se refleja también en un marcado descenso salarial. En Catalunya y en España, en contra del que dijo el ministro Montoro, del gobierno español, los salarios bajaron un 0,2% en 2012, contrastando con los de la media de la UE-15, que subieron un 0,8%.

En cuanto a gasto público social, los datos son igualmente preocupantes. El gasto público en protección social en Catalunya es de los más bajos de la UE-15 (22,6% versus 30,2% del PIB, respectivamente, en 2010), y esto a pesar de que Catalunya sea más rica que la media de la UE-15 (su PIB per cápita es el 110% de la media del de la UE-15). Y esto ocurre en la mayoría de servicios públicos del Estado del Bienestar. Así, en educación, el gasto público en 2010 fue solamente el 4,1%, mucho más bajo que la media de la UE-15 (6,1%). Este menor gasto es doblemente preocupante, porque las necesidades educativas de Catalunya son muy mayores que las de la media de la UE-15: el porcentaje de la población de 20 a 64 años que ha conseguido al menos la enseñanza secundaria es de los más bajos de la UE-15 (54,4%, versus 71,2% en la media de la UE-15). El déficit social aparece también no solo en el gasto, sino en la normativa de protección social. Así, el salario mínimo en Catalunya es de los más bajos de la UE-15. Se mire como se mire, la Catalunya social está a la cola de la Europa social (de los 15).

El argumento que tiene más visibilidad mediática en los medios de mayor difusión en Catalunya para explicar tal retraso social es la existencia del déficit fiscal que existe entre el Estado central y la Generalitat de Catalunya, referido también en términos más belicistas como “el expolio de Catalunya por parte de España”. Ya he mostrado en otros artículos con datos empíricos que este déficit fiscal existe, aunque en cantidad menor de la que los movimientos independentistas están subrayando. Pero la resistencia por parte del gobierno central a aceptar su existencia está dificultando la relación entre el gobierno central y la Generalitat de Catalunya, y de ahí la urgencia de que se resuelva. Ahora bien, lo que los mismos datos muestran es que este déficit fiscal, incluso aceptando los datos más exagerados en cuanto a su tamaño, explican solo una parte de este enorme déficit social de Catalunya. La mayor parte de este déficit se debe a otra causa que raramente aparece en los mayores medios de información tanto en Catalunya como en el resto de España. Y esto se ve muy claramente en el análisis del enorme deterioro del mercado laboral catalán y en el gran descenso de seguridad y protección social y de los salarios, todos ellos acontecimientos que responden a reformas del mercado laboral aprobadas en las Cortes españolas por partidos catalanes presentes en Catalunya con representación en el Parlamento de Catalunya y que la gobiernan y/o lo han gobernado, y el voto de los cuales en las Cortes españolas refleja su sensibilidad política conservadora y liberal, que aparecería también en caso de que gobernaran una Catalunya independiente. Esta es la causa del atraso social de Catalunya: el enorme dominio de estas fuerzas conservadoras y liberales en la gobernanza de Catalunya (y de España). Por este motivo los dos países, Catalunya y España, de la cual Catalunya es parte, están a la cola de la Europa Social.

El enorme dominio de tales fuerzas en el Estado español y en la Generalitat de Catalunya explica este enorme retraso. La escasa representatividad de los establishments políticos y mediáticos, claramente influenciados por intereses financieros y económicos, a ambos lados del Ebro, explica el enorme retraso social que tienen Catalunya y España. Es indicador de la escasa diversidad ideológica de los medios de comunicación en Catalunya y en el resto de España el que tal obviedad apenas aparezca en tales medios, los cuales utilizan los temas “nacionales”, tanto el nacionalismo españolista (el nacionalismo más extremo que existe en España, centrado en los establishments políticos y mediáticos en Madrid) como los nacionalismos conservadores y liberales en Catalunya, para no hablar o que se hable de la causa real del subdesarrollo social de Catalunya y del resto de España.

Mentiras, mentiras muy gordas y… estadísticas educativas (II)

http://gaussianos.com/hay-que-decirlo-mas-correlacion-implica-causalidad/
 

Magnífico este artículo de Gaussianos que vuelve a darme pie para cargar contra la tiranía de las estadísticas y, en especial, de las estadísticas educativas.

Los docentes y los directivos de centros educativos estamos asistiendo como convitados de piedra a la entronización del sacrosanto método empírico-estadístico por parte del Departament d’Ensenyament de la Generalitat de Catalunya. Y, lo peor de todo, nadie parece estar interesado en recordar el irrisorio resultado y el descrédito que en pleno siglo XX cosecharon las políticas basadas en las doctrinas de la escuela de Chicago aplicadas a las Ciencias Humanas.

De hecho, el fenómeno no es nuevo. La proliferación -arbitraria y desaforada- de indicadores, variables de control y otras magnitudes cuantitativas referidas a los centros educativos no ha hecho sino aumentar en los últimos diez o doce años.

Es la coartada perfecta: bajo la pátina de un pretendido método analítico y empírico, los planificadores educativos, o sea, los políticos y sus tecnócratas dedocráticos, manipulan e instrumentalizan estudios, variables, encuestas, estadísticas y lo que se tercie para llegar siempre a las mismas conclusiones; esto es, que la culpa de casi todo la tienen los profesores, que hay que reforzar la figura del directivo profesional y que los centros públicos deben regirse con los principios de la iniciativa privada.

O, en resumen, que la mejor política educativa es la que menos dinero le cuesta al Estado.

El artículo:

Hay que decirlo más: correlación no implica causalidad

Correlación no implica causalidad, hay que decirlo más (si queréis, con la entonación que Ernesto Sevilla le daba a cierto insulto muy español en cierto vídeo que fue un fenómeno de internet hace un tiempo…). Y hay que decirlo más porque en general no llegamos a comprender qué significa esta frase. Bueno, o eso o que aun comprendiéndola intentamos confundir a quien no la entiende haciéndole creer que una cosa sí que implica a la otra.

Prácticamente a diario nos encontramos en (principalmente) medios de comunicación noticias cuyo titular tiene una estructura parecida a algunos de los siguientes:

Un estudio afirma que cuanto más A más B.
Un estudio afirma que quienes son A tienen menos B.
Un estudio afirma que dado que A es así entonces B es de esta otra forma.

En principio, todos esos titulares indican básicamente que lo que dice A es lo que provoca que ocurra B, o, lo que es lo mismo, que B es consecuencia de A. Normalmente, cuando uno se lee esas noticias, acaba dándose cuenta de que lo que hay es una correlación entre A y B (vamos, una relación entre esos dos sucesos), pero, en principio, sin ningún indicio de que sea uno de ellos, A en este caso, el que provoca el otro, B.

El estudio de la correlación entre dos variables es uno de los temas que se trata en Estadística. Resumiendo un poco, la cuestión sería algo como lo siguiente:

- A partir de ciertos datos obtenidos de cada una de esas variables uno estima si hay alguna relación entre ellas. La que se estudia con mayor frecuencia es la llamada regresión lineal (mediante la que buscamos si hay relación lineal hay entre las variables), pero hay muchos más tipos posibles: cuadrática, exponencial, logarítmica…

- Con esos datos se calcula una función (que, por ejemplo, en regresión lineal es una recta) que nos determina exactamente qué relación hay entre esas variables.

- Se estudia la correlación real entre ellas (es decir, cómo de fuerte es la relación que habíamos estimado a partir de los datos iniciales) mediante uncoeficiente de correlación.

Este coeficiente suele tomar valores entre -1 y 1, y se interpreta de la siguiente forma:

    • Cuanto más cerca de 1 esté, mayor correlación positiva (es decir, que cuando aumenta una también lo hace la otra) hay entre las variables.

 

    • Cuanto más cerca de -1 esté, mayor correlación negativa (es decir, que cuando aumenta una disminuye la otra) hay entre las variables.

 

  • Cuanto más cerca de 0 esté, menor correlación hay entre las variables.

Ahora, que la relación entre las variables sea muy fuerte (esto es, que sea casi 1 o casi -1) no significa que una de ellas sea la causa de la otra. En ningún sitio esta teoría nos deja asegurar con tanta ligereza que el hecho de que haya una correlación muy fuerte entre A y B significa que la variable A es la que está provocado que se presente la variable B. La teoría habla de relación entre las variables, no de que una sea la causa de la otra. Por cierto, buenísima esta tira de XKCD sobre el tema:

Hasta aquí bien, ¿no? Vale, sigamos.

Todo esto de la mala interpretación de la correlación también se encuentra, y en demasiadas ocasiones, en estudios científicos supuestamente serios. No son pocos los estudios que al encontrar una cierta relación entre dos variables presentes en los sujetos estudiados se tiran a la piscina afirmando que por tanto una de ellas es la causa de la otra, cuando en realidad en dichos estudios no hay ninguna evidencia de que esto sea verdad (simplemente hay correlación).

Supongo que más de uno se estará preguntando lo siguiente: ¿entonces es mentira que correlación implique causalidad? Pues no, no es mentira, y verdad tampoco. Me explico:

Cuando se dice que la frase correlación no implica causalidad (en latín, Cum hoc ergo procter hoc) es cierta lo que se quiere decir es que el hecho de que haya correlación entre dos variables no significa que una provoque a la otra, pero eso no significa que si encontramos correlación entre dos variables automáticamente podamos descartar que una sea causa de la otra. Hay casos en los que A es la causa de que ocurra B, en otros es al revés, en otros hay alguna variable adicional la que hace que se produzca esa correlación…y a veces todo es fruto de la casualidad (sí, casualidad, no “causalidad”).

El problema de creerse que una fuerte correlación implica una cierta relación causal entre las variables es que esa creencia se puede usar (malintencionadamente o no) para engañarnos, ya que no es demasiado difícil encontrar correlación entre dos variables que en principio ni están relacionadas a poco que queramos “forzarla”.

Por ejemplo, si os digo que el descenso de piratas en el mundo está provocando una subida de la temperatura media global de nuestro planeta, ¿qué pensaríais? Posiblemente que estoy muy mal de la cabeza, ¿no? Bien, echadle un ojo a esta gráfica:

 

Fuente: Wikimedia Commons

En ella se ve claramente que desde 1860 se ha producido un descenso del número de piratas y a la vez un aumento de la temperatura media de la Tierra, y que hay correlación lineal (la gráfica se acerca bastante a una recta) entre las dos variables. ¿Es el descenso de piratas la causa de la subida de temperatura? Pues no parece que sea así. ¿Y al revés? ¿Es la subida de la temperatura media global la causa del descenso de piratas? Pues tampoco parece que sea así. Es muy posible que esta relación sea pura casualidad.

En la siguiente imagen (que vi en este post del blog de Francis) podéis ver algunos otros ejemplos como el anterior:

Tremendo que la mayor actividad en Facebook sea la causa de la crisis de deuda griega, ¿verdad?

Y para terminar os recomiendo ver esta charla de Tim Minchin (comediante, actor y músico australiano), que me pasó @antlarr en este tuit (después de subtitular él mismo el vídeo), que trata sobre el tema. Muy graciosa a la vez que reveladora para quienes todavía no están convencidos:


Y hay muchos más ejemplos. Algunos se comentan en este post de “Antonio S.” en Naukas, y seguro que vosotros conocéis muchos más. Os agradeceré que nos los dejéis en los comentarios.


Quinta y última aportación de Gaussianos a la Edición 4.12310562 del Carnaval de Matemáticas, que en esta ocasión tiene a Marta Macho como anfitriona a través del blogZTFNews.

Mentiras, mentiras muy gordas y… estadísticas educativas.

La reciente publicación del PISA para adultos ha sumido en una nueva “depresión” al sistema educativo español.

Sin embargo, las dos conclusiones más significativas del estudio no han sido suficientemente aireadas:

1) El avance educativo producido en la España de hace entre 34 y 54 años fue el mayor del mundo industrializado.

2) El gran retroceso se produce en la etapa LOGSE, aunque eso ya lo había vulgarizado -y de qué manera- el PP.

Un artículo para la reflexión:

No hi havia «plans estratègics», ni de «qualitat», ni «llocs de treball singulars», ni «projectes de direcció», ni paradigmes pedagògics. Tampoc es votava la nota a les juntes d’avaluació… No, no hi havia res d’això. Eren altres temps, és clar. 

Els interinatges i substitucions es cobrien per estricte ordre de puntuació segons llistes transparents, públiques i classificades per especialitats -tot i que informàticament estàvem a les beceroles-; els desplaçaments forçosos de professorat i els tancaments o reconversions d’instituts eren més aviat anecdòtics i, quan es produïen, era per raons objectives, no per planificacions que es «replanificaven» matusserament cada dos o tres anys; cada institut sabia perfectament quins eren els grups i els programes d’estudis que tenia assignats i la plantilla de què disposava; hi havia fins i tot una raonable oferta d’estudis nocturns; els docents es dedicaven primordialment a ensenyar… Ah! i els claustres elegien democràticament la direcció del centre.

Així era, si fa no fa. Però segons els buròcrates, això no funcionava perquè era un model «assembleari». Se li va adjudicar arbitràriament aquest qualificatiu i es va dir que això no podia ser; no podia ser que els professors triessin els seus caps. Paral·lelament, el cos d’inspecció va deixar de ser-ho i es va convertir en un receptacle per a carnets del partit de torn. Primer ho van fer amb la Inspecció; el segon pas han estat les direccions, a través de l’adulteració de la locució «autonomia de centre», que no és sinó una desregulació que converteix la direcció en fonament de normativa; el tercer, òbviament, el professorat, via «Decret de Plantilles». I tot lligat i ben lligat. Però que és el que s’estava «lligant» exactament?

Si fem un cop d’ull als resultats PISA i els confrontem amb el model de gestió, veurem que no hi ha cap possible agrupació que permeti inferir un bloc de països capdavanters amb un determinat model, sinó més aviat una barreja força sincrètica. Però si confrontem els nostres propis resultats en diferents èpoques, sota sistemes educatius diferents i models de gestió també clarament diferenciats, a partir dels de l’informe PIAAC 2013, una PISA per adults, les inferències que se’n dedueixen són força sorprenents. Entre d’altres raons, perquè palesen la demagògia que s’ha fet sistemàticament amb tot aquest tema per part de les burocràcies educatives.

Entre la població de 55 a 65 anys, els resultats són els més baixos de l’OCDE, només per davant de Corea. Òbviament, els nivells d’escolarització en aquells temps eren molt baixos, cosa que ha de quedar necessàriament reflectida en un estudi la mostra del qual és tota la població, no només l’escolaritzada.

Entre els 35 i els 54 anys, els avenços són espectaculars, fins al punt que érem el país que més progressava, alhora que l’escolarització fins als 16, tot i que no obligatòria, tendia a universalitzar-se. Els progressos en aquest tram són superiors, per exemple, als que globalment han tingut Finlàndia o Corea, dos països avui capdavanters, en els darrers 50 anys.

Entre els 16 i els 34 anys, es produeix l’estancament, primer, i el retrocés tot seguit. Estem ja en les generacions educades sota la LOGSE.

Si considerem globalment els darrers 50 anys, dels 16 fins als 65, des del punt de vista dels avenços i tendències, seríem el quart país que millor ho ha fet. Ara bé, resulta que si agafem el tram entre 35 i 54 anys, aleshores seríem els que millor ho estaven fent durant aquest període. Si, en canvi, ens atenim als últims 15 anys -generacions LOGSE- aleshores som el que pitjor ho ha fet. Aquestes són les dades; la resta, excuses de mal pagador. Algú s’ho hauria de fer mirar.

I ara, reprenem el nostre tema. Els millors resultats i tendències es produeixen entre els els 35 i els 54 anys, i molt especialment, pel que suposava de consolidació, tot i que amb avenços no tan espectaculars perquè la pràctica totalitat de la població ja estava escolaritzada, és el tram que comprèn les cohorts generacionals entre 35 i 49 anys. Encara entre els de 25 i 34 anys hi ha un petit progrés, al començament.

Entre els 30 i els 54 anys hi ha, excepte en els extrems, un sol sistema educatiu, la LGE. I els millors resultats globals s’obtenen entre les cohorts generacionals d’entre 35 i 49 anys. És a dir, els nascuts entre 1964 i 1978 escolaritzats, entre primària i secundària, al llarg del període 1970-1996. Sota un únic sistema educatiu, la LGE, però amb dos models de gestió dels centres prou diferenciats: el model autoritari del tardofranquisme, que s’estengué fins a finals dels setanta, i el model democràtic en el qual el claustre de professorat elegia la direcció, a partir dels vuitanta i fins a finals dels noranta.

De manera que tenim el següent: l’etapa en què obtenim els millors resultats es correspon amb un tram durant la major part del qual hi hagué un model de gestió democràtica dels centres. I si alguna cosa demostra això, és que el model de gestió és, com a mínim, una variable independent pel que fa a la qualitat del sistema educatiu.

Certament, si fóssim tan capciosos com els que s’han dedicat a desprestigiar aquest model democràtic mentre n’imposaven un d’autoritari i clientelista, aleshores diríem que la progressiva implantació d’aquest model ha propiciat la caiguda en picat de la qualitat educativa i ens ha situat a la cua del món civilitzat. Almenys per tal com ambdós fets han anat de la mà -la fal·làcia post hoc ergo propter hoc, que deien els clàssics-.

Però no direm això, sinó simplement que és una variable «bastant» independent. Perquè el que els importa en realitat als buròcrates i pedagòcrates no és, ni ha estat mai, la qualitat del sistema o que estiguem a la cua de tots els estudis internacionals homologats, sinó legitimar la imposició d’un model de gestió autoritari i clientelista, com el que es desprèn de la LOMCE, la LEC i el Decret de Plantilles, que els aporta un major control sobre el professorat, més poder, però de cap manera una millora del sistema educatiu. D’això res. L’únic que els interessa és el control pel control.

Perquè quan s’obtingueren els millors resultats, els instituts eren democràtics i els claustres manaven als centres. Temps era temps.

Xavier Massó
Secretari General d’ASPEPC·SPS

Generación digital (y II)

Siguiendo con  uno de los temas recurrentes de esta web (http://ecolnomia.wordpress.com/2012/09/26/generacion-digital/), voy a dejar el link de un artículo que yo mismo podía haber escrito. En su primera parte, me ha parecido un retrato perfecto de lo que yo he vivido continuamente en muchos centros educativos.

Link: LOS NIÑOS NO SABEN USAR ORDENADORES

Atención a la anécdota del autor con la profesora que “no tenía internet” ni podía usar el “powerpoint”. Lo he vivido cientos de veces, hasta el día en que acuñé un lema de vida: “que lo haga otra persona, que hay quien sólo sabe hacer bolas de plastilina y cobra lo mismo que yo”.

Las becas de Wert

Adjunto expediente académico de sujeto que no habría podido recibir beca universitaria según Wert.

Creo, sin embargo, que no la necesitaba.

7870_551622631565656_64885598_n

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.